7 feb. 2012

Las lenguas románicas y la Intercomprensión en un proceso de enseñanza/aprendizaje, por Diego Cortés Velásquez (Redinter, Eurom5)


Sábado 18 de febrero, de 10.00 a 13.00h, en la sede del Instituto Cervantes en Piazza Navona, 91 [mapa]

El Instituto Cervantes de Roma, dentro de su programación de actividades formativas para profesores, organiza el taller:

Las lenguas románicas y el desarrollo de la comprensión en un proceso de enseñanza/aprendizaje 

a cargo del profesor Diego Cortés Velásquez

Derechos de inscripción: 30€
Preinscripciones aquí


El encuentro comenzará definiendo el concepto de Intercomprensión para después presentar los principios teóricos en los que se basa. Repasaremos asimismo la historia del término y su papel dentro de la política lingüística de la Unión Europea. Las últimas dos horas las dedicaremos a una descripción general de los dispositivos creados en el ámbito de la intercomprensión y, mediante un taller, nos enfocaremos en uno de estos dispositivos – EuRom5 – para comprender mejor los principios metodológicos en los que debería basarse un aprovechamiento didáctico de la Intercomprensión. Intentaremos, por último, llegar a unas conclusiones prácticas acerca del aprovechamiento de estos conceptos dentro de la clase de ELE.
Diego Cortés Velásquez Inició estudios de literatura en la facultad de Ciencias Humanas de la Universidad Nacional de Colombia para luego graduarse en la facultad de “Lengua e Cultura Italiana” de la Università per Stranieri di Siena. En dicha universidad ha colaborado en la organización y coordinación de cursos de posgrado en enseñanza de italiano L2. Actualmente está inscrito en el Colegio de Doctorado de la Università per Stranieri di Siena en el que adelanta una investigación sobre la formación metacognitiva en intercomprensión oral entre lenguas románicas, bajo la guía de la profesora Antonella Benucci. Es miembro de la red de investigación para la intercomprensión - Redinter- y hace parte del equipo de trabajo del proyecto Eurom5, coordinado por la profesora Elisabetta Bonvino de la Università di Roma Tre.